fbpx

Equipo CAS Fertilidad. Gran Canaria. 2019.

Este post fue inicialmente publicado en la revista ANACER.

El factor masculino está asociado a más del 50% de los casos de esterilidad dentro de la pareja, en aproximadamente el 30% de los casos lo hace como único responsable y en el 20% restante está combinado con un factor femenino.

En el  varón, aunque no son tan bruscos ni evidentes como los cambios en las mujeres, los cambios en la fertilidad y la función sexual también se producen  a medida que envejecen. A pesar de estos cambios, no hay una edad máxima a la que un hombre no pueda engendrar un hijo, salvo que exista una alteración de su  fertilidad constatada que puede sobrevenir a cualquier edad.  

La prueba básica de la que partimos para el estudio del factor masculino es un seminograma con test de capacitación espermática. Trabajaremos con una muestra de semen obtenida mediante masturbación. Para que la prueba sea fiable es necesario una abstinencia de 3 a 7 días. 

Partimos de un examen microscópico donde observamos el color, la licuefacción y viscosidad de la muestra y el pH de la misma. Profundizaremos en la concentración, movilidad y vitalidad de la muestra. También haremos hincapié en la presencia o no de leucocitos y el test inmunológico.

La alteración seminal más frecuente es la astenozoospermia, que es una movilidad disminuida, según la OMS debajo del 32%. Una buena morfología es necesaria para que el espermatozoide pueda moverse con facilidad y que pueda llegar a fecundar el óvulo.

El test inmunológico se realiza para determinar la presencia o no de AC antiespermatozoides, ya que es una causa de infertilidad masculina pues la presencia de estos anticuerpos afectan a la movilidad de los espermatozoides.

La capacitación espermática son los cambios fisiológicos que sufre el espermatozoide en su paso por el sistema reproductor femenino. El espermatozoide presente en el eyaculado no posee esta capacidad, aunque la adquirirá a medida que atraviese el aparato reproductor femenino. En el laboratorio se simula este proceso eliminando el plasma seminal y recuperando los espermatozoides con mejor movilidad haciéndolos pasar por una serie de gradientes de densidad. Según el resultado de esta recuperación la profesional podrá recomendar la técnica de reproducción a seguir, uniendo el resto de factores. 

Si tú y tu pareja queréis conocer vuestro estado de fertilidad en CAS Fertilidad ofrecemos unos packs muy completos. Conócelos en el siguiente link: https://www.casfertilidad.com/conoce-tu-reserva-ovarica/

Otras pruebas

Existen otra serie de pruebas que no están incluidas en un estudio rutinario como son la fragmentación de ADN espermático, el FISH de espermatozoides y las columnas MACs.

La fragmentación de ADN espermático está indicada cuando observamos una disminución de la fecundación y/o mala morfología embrionaria. La fragmentación espermática puede ser producida por diversas causas tanto endógenas como exógenas. Existen test comerciales que permiten la observación de la fragmentación de manera sencilla. Tras seguir el protocolo de la casa comercial, observaremos la presencia o no de halo en la cabeza del espermatozoide. La ausencia del mismo nos indicará la fragmentación del ADN. 

Son diversas las causas por las que se puede aconsejar el estudio de la fragmentación, entre ella:

  1. Infertilidad idiopática (de causa desconocida).
  2. Tras fallos repetidos en técnicas de reproducción asistida.
  3. Mala calidad embrionaria.
  4. Abortos de repetición..
  5. Varones de edad avanzada.

En el caso de un elevado porcentaje de fragmentación espermática, sería aconsejable la separación de los espermatozoides mediante columnas MACs. Este proceso separa los espermatozoides apoptóticos, es decir con una integridad de la membrana alterada. Esta integridad y la funcionalidad de la misma se requiere para un correcto funcionamiento del espermatozoide. Las columnas MACs no se consideran como un estudio sino como una técnica de laboratorio destinada a seleccionar espermatozoides.

Otra prueba complementaria y que tampoco se incluye de manera habitual en un estudio básico es el FISH en espermatozoides que analiza el contenido cromosómico del mismo. Se trata de observar previa hibridación la presencia de un número determinado de cromosomas que previamente han sido marcados con fluorescencia. Los cromosomas que habitualmente se estudian son los 13, 18, 21 X e Y ya que son los que están asociados a síndromes genéticamente viables.

Los casos en los que se puede aconsejar la realización de esta prueba son:

  1. Alteraciones seminales severas
  2. Espermatogénesis alterada
  3. Abortos de repetición
  4. Fallos de fecundación en ciclos de Fecundación In Vitro (FIV) anteriores.
  5. Embarazos previos con alteraciones cromosómicas.

Recuerda que toda esta información si bien ha sido escrita por profesionales de la fertilidad sólo debe usarse a título informativo.

Si tú y tu pareja queréis conocer vuestro estado de fertilidad en CAS Fertilidad ofrecemos unos packs muy completos. Conócelos en el siguiente link: https://www.casfertilidad.com/conoce-tu-reserva-ovarica/